Cuidados y limpieza de la cocina de madera

Todo sobre las cocinas de madera. Especial cocinas de madera en AtlasCocinas

Al planificar su nueva cocina, tenga en cuenta que los distintos materiales requieren de unos cuidados y hábitos de limpieza diferentes. El mantenimiento y la limpieza adecuados son de vital importancia para las superficies de madera.

Sólo podrá disfrutar durante largo tiempo de este material si trata con mucho cuidado las encimeras y los frentes de madera y le dedica el tiempo necesario al cuidado y limpieza de su cocina.

Al igual que en el resto de cocinas, en el caso de las cocinas de madera los frentes también pueden limpiarse fácilmente con los productos de limpieza habituales. Eso sí, evite utilizar productos abrasivos u otros que puedan dañar la superficie. Debe descartar también el uso de trapos o estropajos abrasivos. Los productos de limpieza de base nitro o a base de resinas sintéticas pueden dañar las cocinas de madera. Tras su limpieza, los frentes deben siempre secarse meticulosamente para así evitar la hinchazón o la humedad.

Es muy importante proteger las superficies, incluso si se trata de chapados lacados o de madera autentica revestida con una fina capa protectora. La limpieza con productos abrasivos produce a menudo un desgaste de la laca, lo que deja la madera al descubierto y más susceptible de ser dañada.

Antes de utilizar un producto nuevo debería probarlo aplicándolo en algún área que no esté a la vista. En los frentes de madera es especialmente importante limpiar en la dirección de las vetas. Sólo de esta forma se puede eliminar la suciedad de los poros sin causar un daño innecesario en la superficie.

Es igualmente importante tener en cuenta que la madera, como material natural, en ocasiones puede reaccionar de forma inesperada a las condiciones climatológicas.

Si el aire de la sala es demasiado húmedo, puede ser que, por ejemplo, la madera se hinche. La temperatura ambiente ideal para una cocina de madera es de aproximadamente unos 23ºC y la humedad relativa debería oscilar entre el 50 y el 55%.

Con el fin de alcanzar y mantener estos valores ideales se pueden utilizar, por ejemplo, humidificadores de aire o plantas de interior. Se recomienda realizar controles periódicos sirviéndose de un hidrómetro y un termómetro.

Con el paso del tiempo la exposición a la luz puede influir en el color de la madera. Esta es una reacción normal de la madera.

Más información sobre el cuidado y la limpieza de su cocina en general, aquí.