Cocina de casa de campo francesa-mediterránea

Técnica y diseño: Novedades en el mundo de la cocina

Mediterráneo contemporáneo: Cocinas de estilo de rústico francés también conocido como provenzal

landhauskueche-mediterran-fichte

Cocina rústica mediterránea fabricada con madera de abeto. La superficie está hecha a mano – Fabricante: zeyko

Los estilos de diseño mediterráneos son cada vez más populares, ya que traen el sol a su hogar. Esta tendencia ya ha hecho su incursión también en el sector de las cocinas. Muchos clientes están interesados en una alegre cocina rústica en estilo mallorquín, toscano o provenzal. Para crear estos ambientes son fundamentales los colores suaves y cálidos y, al igual que en el resto de cocinas rústicas, los materiales naturales. El especial estilo del sur, que emana ligereza y alegría de vivir, se consigue también a través de los cantos redondeados y las agradables superficies que son un placer no sólo visual, sino también al tacto.

Dado que el estilo de casa de campo mediterránea está de moda, hoy en día casi todos los fabricantes tienen en sus catálogos elementos que se pueden combinar para obtener un ambiente mediterráneo en su cocina. Lo primero que debemos hacer a la hora de la planificación es elegir los frentes. En este caso se ofrecen frentes con marcos de madera o laminados. Un lacado a rayas con matices en tonos blancos o pastel consigue crear el ambiente distendido deseado. Algunos fabricantes ofrecen también frentes de cocina con exquisitos decorados, como por ejemplo, dibujos o grabados de detalles mediterráneos. Los frentes se completan con ayuda de los tiradores adecuados. En muchas colecciones se ofrecen tiradores de estilo romántico muy elaborados. En este estilo la cornisa de los muebles juega un papel importante a la hora de crear el efecto deseado. Como encimera, lo que mejor queda en una cocina rústica mediterránea es la piedra natural. Una encimera de granito no sólo nos alegrará la vista, si no que también es especialmente estable y fácil de limpiar. Las encimeras de mármol también le dan a las cocinas rústicas un aspecto muy elegante.

La mampostería, la piedra o los azulejos de cerámica tradicionales son los materiales más utilizados en las paredes. Se trata de darle a la sala una apariencia sencilla y natural.

En las modernas cocinas vintage de estilo Mediterráneo se utiliza la pintura de colores aplicada con la técnica del cepillado o de la esponja para crear un alegre efecto antiguo.

Como revestimiento de suelo también son adecuadas baldosas de terracota de aspecto natural o baldosas de piedra. Los alegres mosaicos aportan un valor añadido destacando el encanto de la cocina del sur.

¿Quiere cocinar y vivir como un rey en Francia? Entonces tiene que completar el ambiente mediterráneo con adornos y motivos típicos de la Provenza. Para ello son apropiadas las macetas de plantas aromáticas como la lavanda. El luminoso violeta de la lavanda también queda especialmente bien como color para la pared, en azulejos, alfombras, cortinas, cuadros, paños y otros accesorios decorativos.

landhauskueche-mediterran-gelb

Esta cocina rústica de color amarillo arena de zeyko, de estilo francés nos traslada a una época antigua. Detalles encantadores como pilastras estriadas o cestas de mimbre en estanterías abiertas contribuyen a crear un ambiente acogedor.

landhauskueche-mediterran-rustikal-franzoesisch-italienisch

Cocina rústica en forma de L. Según las propias palabras del fabricante de cocinas zeyko, al hacer este modelo se inspiró en las maravillosas Villas del Véneto.

Para conseguir un estilo típico de la Toscana debe colocar todo tipo de artículos de mimbre o esparto. Las estanterías abiertas de la cocina pueden equiparse con cestas de mimbre en lugar de con cajones. Cestas de fruta, asientos de junco tejido y un hermoso recioiente trenzado para el vino contribuyen a crear un ambiente perfecto. Como motivos decorativos para las cocinas rústicas en estilo de finca toscana, ya sea para los textiles, murales u otros ornamentos, se recomiendan los olivos, los cipreses, los viñedos, las amapolas, las botellas con aceite de oliva y, en general, los tonos naranjas, rojos, marrones y verdes.

La cocina de finca requiere un ambiente auténtico, natural y encantador. Por lo tanto, la decoración perfecta es bastante simple y puede estar formada por evocadores mosaicos de piedra y azulejo, así como por finas y livianas cortinas, cojines para las sillas y otros textiles, principalmente en color blanco puro o con matices blancos.